Estás en: Cuentos · Futuro · Amor de otro planeta

Amor de otro planeta

de Indiana Donda y Rocío Pano

Voz: Indiana Donda y Rocío Pano

Trabajo realizado en el marco del proyecto La escuela del futuro. Profesoras Marisa Conde (informática), y Soledad Marchese (lengua).

::Obtener archivo MP3::Obtener archivo OGG

En el año 2037, en un planeta llamado Clentox, una extraterrestre muy fea fue enviada por sus padres a un colegio en la Tierra. Cuando Dimitria la extraterrestre ingresó a la escuela, todas sus compañeras comenzaron a reírse por su extraña figura, pero en realidad tenían miedo de ella, no sabían qué hacer porque nunca habían convivido con alguien así. Ella se puso a llorar por el trato que había recibido. El día siguiente fue a la clase de lengua. No hablaba con nadie, no tenía amigas. Ahí conoció al chico más popular del colegio, se enamoró de él, ese chico se llamaba Enzo.

Un mes después, ingresó una joven hermosa que se convirtió en la novia de Enzo. Cuando Dimitria se enteró de lo sucedido se puso muy triste, así pasaron varios meses.

Un día, en el recreo, Dimitria fue al patio para despejarse, y vio a Enzo llorando desconsoladamente. Ella se preocupó y le preguntó qué le pasaba. Él le dijo que se fuera porque no quería que sus compañeros lo vieran con una extraterrestre. Dimitria se enojó mucho y comenzó a decir lo feo que se sentía venir de otro planeta y ser discriminada. Enzo se sintió mal por lo que hizo, entonces, empezaron hablar de lo que había pasado, y le contó que su novia lo había dejado por otro.

Dimitria lo consoló hasta que él se repuso, y se hicieron amigos. Al él no le importó nunca más que lo vieran con una extraterrestre. Cuando Paloma la ex novia de Enzo se enteró, le quiso hacer la vida imposible a Dimitria. Un día, ella iba caminando por la calle y Paloma pasó con su auto y trató de atropellarla. Y lo consiguió. Cuando Dimitria estaba cruzando, Paloma aceleró y la chocó.

Un hombre que caminaba por allí vio a Dimitria lastimada, y rápidamente llamó a una ambulancia. Cuando llegaron al hospital, los doctores se negaron a atenderla por ser de otro planeta y el señor se enojó muchísimo.

Cuando Dimitria despertó, le dijo al hombre que llamara a Enzo y de repente se desmayó. En ese momento los doctores la atendieron y se dieron cuenta de que no podían tratarla. Había caído en una extraña coma. Decidieron que la mayor opción era enviarla de regreso para que se recuperara. Enzo pensó que a donde ella fuera, él iría.

Dos días después, la enfermera extraterrestre y el chico viajaron a Clentox para hallar la cura. Al llegar Enzo estaba asombrado por el simple hecho de estar en otro planeta, pero se entristecía al recordar el motivo de aquel viaje.

Clentox se parecía a la tierra pero mucho más limpio y ordenado. En las veredas no había basura, las calles eran tranquilas y seguras, los autos no despedían humo negro y lo único mas modernizado era la medicina y las naves espaciales ya que en la Tierra solo unas pocas tenían la tecnología necesaria para poder realizar esos viajes.

Fueron directo al hospital donde Dimitria fue atendida sin problemas. Mientras esperaba, Enzo busco en la guía telefónica a los padres de Dimitria, y los llamó.

Cuando ellos llegaron a la clínica el doctor les dijo lo que había pasado. El choque había causado que una enfermedad que había tenido en la infancia reaparezca dejándola en grave estado. En ese momento, Enzo estaba muy enojado con Paloma por lo que había hecho. Dimitria debía permanecer en su planeta para poder recuperarse pero, Enzo no podía quedarse.

Cuando la extraterrestre despertó y se enteró de que estaba enferma y de que Enzo debería irse, se puso muy mal. Enzo se decidió a decirle a Dimitria lo mucho que le gustaba. Le preguntó si quería ser su novia, y ella dijo que no.

Realmente lo amaba, pero sabía que pronto se iría y no creía en la relaciones de larga distancia. No quería sufrir cuando él la dejara de llamar. Enzo admitió que tenía razón, no era una buena idea.

Al día siguiente Dimitria despidió a Enzo de la clínica, los padres de ella lo llevaron a la estación espacial.

Él les agradeció mucho y tristemente subió a la nave que lo llevaría de regreso a su hogar.

Este cuento se encuentra protegido por los términos de la licencia Creative Commons Argentina CC-BY-NC-SA