Estás en: Cuentos · Otros cuentos y poesías · Cómo seguir jugando al Candy Crush y no sentirse un estúpido

Cómo seguir jugando al Candy Crush y no sentirse un estúpido

de Miguel Di Vietro

Voz: Miguel Di Vietro

::Obtener archivo MP3

Desde tiempos inmemoriales el ser humano administró su tiempo según las tareas que debía cumplir. Ya los hombres de las cavernas con sus primitivas vidas, sabían perfectamente que había un tiempo para la cacería, un tiempo para la fabricación de armas talladas en piedra y un tiempo para honrar a los dioses y a los muertos.

Con el establecimiento de las primeras ciudades, y de la mano de la agricultura; llegará, entonces, la división del trabajo. La especialización de las tareas y la consecuente puesta en relieve de las diversas actividades. Es claro: la agricultura era importante, pero qué hubiera sido de los agricultores sin los herreros que fabricaron sus herramientas. Y aun entre los herreros: no es lo mismo un herrero que fabrica arados que uno que fabrica espadas. Si lo proyectamos a nuestros días tendremos el concepto de "súper especialización". Por ejemplo, un médico que se especializa en traumatología, pero su especialidad es el miembro superior. Y dentro de ella, la mano; y en la mano, el dedo gordo.

Lejos estamos de ese cavernícola que debía procurarse todo aquello que necesitaba. Dejemos para otro momento el tema de las preferencias: ¿Qué será preferible? Vivir como ese hombre primitivo, casi desnudo pero en contacto y armonía con la naturaleza; o nuestro estilo de vida: asinados en ciudades sin identidad...

Mas volvamos a nuestro tema: desde el advenimiento de las primeras civilizaciones y de la mano del concepto de "trabajo", surgió el concepto de "ocio". Y así los opuestos: el ocio como el momento de descanso y el neg-otium (negocio, negación del ocio) como el tiempo destinado a la actividad productiva.

Decíamos más arriba que el trabajo fue evolucionando en formas cada vez más complejas. También el ocio o el descanso se fue configurando histórica y culturalmente. Desde los "Juegos" griegos: especie de entrenamiento-distracción para las tropas ociosas y concentradas en un lugar hasta nuestros modernos deportes, cada vez más relacionados con los avances de la tecnología. El tiempo libre adquiere una importancia creciente. Hasta llegar a puntos paradójicos como el "deporte profesional". Se profesionaliza una actividad originalmente creada para el ámbito de lo no profesional.

Las actividades que se relacionan más directamente con el tiempo libre son, entonces, el deporte, los juegos (barajas, juegos de mesa), y mucho más recientemente, el turismo.

Con la invención de las computadoras personales y su proliferación a nivel masivo a finales de la década de los ochenta, surge una nueva veta en el campo del ocio y de los juegos: Los juegos electrónicos. Desde los primeros Atari, especie de partida de tenis en la que una pelotita circulaba por la pantalla; hasta las ultramodernas consolas que convierten la habitación en un campo de batalla o en una cancha de basketball.

En medio del auge creciente de los juegos electrónicos, surgieron, hace unos pocos años, los juegos on line. La velocidad en la transferencia de datos por internet y el aumento de la potencia de los ordenadores personales hacen posible jugar desde una plataforma remota.

Entre los juegos on line más frecuentados de los últimos años aparece, sin dudas, el "Candy Crush Saga" y su gemelo "Farm Heroes Saga". En los siguientes capítulos intentaremos descubrir algunos de los secretos que hicieron de estos juegos aparentemente simples e ingenuos, un pasatiempo casi exclusivo para algunos y una especie de obsesión para otros.

Antes de comenzar se proponen algunas preguntas clave para el análisis del tema: 1. Alguna vez pensé que los que jugaban al Candy Crush eran una especie de tarados... Esta tarde pasé más de cuatro horas jugando entre el Candy y el Farm.

2. ¿Por qué cada vez que alguien habla del Candy está por el nivel trecientos y pico y yo voy por el veinticuatro?

3. ¿Qué extraño mecanismo de la naturaleza hace que tres bolitas azules se conviertan en una sola bolita rayada? De la bolita multicolor, ni hablar, nunca supe cómo se forma.

4. ¿Por qué todo en el juego desemboca en mi tarjeta de crédito?

5. ¿Existe el nivel 342?

6. No, fuera de joda... ¿Existe?

::Obtener archivo MP3