Estás en: Cuentos · Otros cuentos y poesías · Mi estrellita

MI ESTRELLITA

de Ana Maria Tarsia

Obtener archivo MP3

Micaela y los mellizos Nahuel y Santiago van el mismo grado. Juegan siempre en los recreos y se prestan los útiles. Las mamás se ven todos los días cuando llevan o van a buscar a sus hijos a la escuela y se hicieron amigas.

Como el lunes no había clase, las mamás de Micaela y los mellizos Nahuel y Santiago, decidieron ir a la plaza.

Justo cuando salían con todo, se levantó un fuerte viento y comenzó a llover con intensidad.

Como ya estaban todos preparados, la mamá de Micaela les dijo que fueran a tomar la leche a su casa.

Todos se pusieron contentos, y tomaron la leche con las facturas y churros, y masitas que habían preparado.

Después, para que las mamás pudieran charlar, les dijeron a los chicos que se fueran a jugar en el garage.

¡No hay lugar más feo que un garage para jugar! No hay muebles, el piso suele tener alguna mancha de grasa, y lo único que hay son herramientas y cosas viejas que se acumulan hasta que papá decida algún día a tirarlas, y que no se pueden tocar.

Micaela tenía muñecas, juegos de mesa, peluches y una cocinita nueva que le habían regalado para su cumpleaños. Pero a los mellizos no les interesaba nada de todo eso.

Llevó algunas hojas y la cartuchera para hacer algunos dibujos.

Pero al rato se empezaron a aburrir.

Y buscaron algo con que jugar y vieron una caja, que Micaela no había visto nunca. Era grande, grande,no nueva, pero en buen estado. Y no estaba bien cerrada.

Micaela que sabe que a su mamá no le gusta que toquen nada sin permiso le gritó desde el garage.

- Má, ¿qué hay en la caja grande? ¿La podemos abrir?

Estrellita, una gran perra de policía, que se la pasa durmiendo todo el día, se despertó y comenzó a ladrar.

Justo sonaron el celular y el teléfono al mismo momento. Así que Micaela no pudo escuchar la respuesta.

Los mellizos no habían esperado nada y ya la estaban abriendo.

- ¡¡¡Mirá cuántos sombreros!!! - decía Nahuel

- ¡¡¡Estos son de brujas!!! - gritaba entusiasmado Santi

- ¡¡¡Este es para un reina!!! - se asombró Micaela.

Y allí nomás se colocaron los sombreros, que eran muchísimos. Estaban confeccionados con goma espuma y pintados con vivos colores. Había de rey y reina, de payasos, de monstruos, altos, bajos, con flores, con ojos saltones, con estrellitas con brillantina, con antenitas.

Micaela se puso el de la princesa. Los melli de payaso o brujo.

Hasta Estrellita se despertó y también a ella le pusieron uno chiquito, y después uno grande.

¡¡¡Cómo se divertían!!! Los melli se peleaban por alguno, como siempre hacen que quieren justo el que tiene el otro y los tironeaban. Estrellita a mordiscones se sacaba los que le iban poniendo, corriendo con algún sombrero por todo el garage. Lo tiraba para arriba y lo alcanzaba con su bocaza. Encontró uno en forma de hueso y se lo puso a comer, encima de la mancha de aceite.

Micaela acostumbrada a los juegos más tranquilos, estaba encantada, También se probaba los sombreros y se los contemplaba en los vidrios del portón. De pronto era un reina, o una bruja, o una doctora. ¡¡¡Muy lindos todos!!!

Los melli seguían peleándose por este o aquel sombrero, sin importarles mucho de que eran, sólo les interesaba los que tenía el otro. Y se los tironeaban, les sacaron las flores, las mariposas. Corrían con Estrellita tratando de ponerle algún sombrero, o de sacárselo.

¿¿¿Qué están haciendo??? - se escuchó el grito de la mamá de Micaela.

¿¿¿Qué están haciendo??? - Gritó la mamá de los mellizos.

En el suelo había un desparramo de sombreros de cotillón, a algunos le faltaban pedazos, las flores por todas partes, Nahuel tenía una zanahoria en el pelo, Santiago lo que parecía el ala de un murciélago, Micaela tenía dos o tres sombreros puestos, uno arriba de otro.

Y Estrellita moviendo la cola, les llevó muy orgullosa el hueso todo masticado.

Los chicos asustados por las caras de horror de las mamás, al mismo tiempo dijeron… ¡¡¡FUE ESTRELLITA!!!

Este no es el fin del cuento. Ahora lo podés finalizar vos.

¿De quién eran todos esos sombreros?

¿Por qué estaban en el garage de Micaela?

¿Hicieron bien los chicos de acusar a Estrellita?

¿Qué habrá pasado después?

Lo terminás cómo y cuándo quieras.

Obtener archivo MP3